1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://poesia.about.com/od/Concursosparapoetas/a/Conferencia-De-Federico-Garc-Ia-Lorca-Sobre-La-Creaci-On-Art-Istico.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Conferencia de Federico García Lorca sobre la creación artística

Por

Conferencia de Federico García Lorca sobre la creación artística

Palacio de la Alhambra

En 1933, el poeta Federico García Lorca viajó a Buenos Aires con el fin de asistir el montaje de su obra de teatro original Bodas de Sangre. Por una invitación de la Sociedad Amigos del Arte, Lorca fue convocado además para impartir una serie de conferencias dentro de las cuales estaban: «Cómo canta una ciudad de noviembre a noviembre», «Arquitectura del cante jondo», «Un poeta en Nueva York” y «Juego y teoría del duende»,la cual quiero recordar aquí, pues constituye el más claro pronunciamiento de Lorca sobre estética de la creación artística.
Teoría y Juego del Duende propone, en primera instancia, una definición de lo que Lorca llamaba: “el espíritu oculto de la dolorida España”. No obstante, más allá de eso, y sobre todo, dicho texto es un intento por nombrar aquello que a un objeto verbal, musical, plástico o performátivo le convierte en una obra de Arte. En su conferencia Lorca se pregunta qué es aquello que distingue a las obras clásicas, las que consideramos únicas y magistrales de la maraña de tantas otras producciones que enmudece el tiempo. El poeta propone que no es la pericia, el esfuerzo o el estudio lo que nos lleva a decir que una obra es mejor que las otras; es más bien la facultad de producir un asombro inexplicable, una conmoción y admiración que resultan en todo caso indiscutibles. A esta facultad particular de la obra de Arte Lorca le llamaba “El Duende”. Este término, que el poeta dice haber tomado de Goethe quien le había descrito como un: “poder misterioso que todos sienten y que ningún filósofo explica" es retomado por Lorca y recreado para referirse al caso particular del Arte en España. Sin embargo, las apreciaciones de Lorca pueden aplicarse a la producción artística de cualquier lugar y sin ninguna duda al caso particular de la poesía, para saberlo basta tan sólo leer algunos fragmentos de dicha conferencia como los que incluyo en esta nota:



(...)


En toda Andalucía, roca de Jaén y caracola de Cádiz, la gente habla constantemente del duende y lo descubre en cuanto sale con instinto eficaz. El maravilloso cantaor El Lebrijano, creador de la Debla, decía: "Los días que yo canto con duende no hay quien pueda conmigo"; la vieja bailarina gitana La Malena exclamó un día oyendo tocar a Brailowsky un fragmento de Bach: "¡Ole! ¡Eso tiene duende!", y estuvo aburrida con Gluck y con Brahms y con Darius Milhaud. Y Manuel Torres, el hombre de mayor cultura en la sangre que he conocido, dijo, escuchando al propio Falla su Nocturno del Generalife, esta espléndida frase: "Todo lo que tiene sonidos negros tiene duende."


(…)



Así, pues, el duende es un poder y no un obrar, es un luchar y no un pensar. Yo he oído decir a un viejo maestro guitarrista: "El duende no está en la garganta; el duende sube por dentro desde la planta de los pies." Es decir, no es cuestión de facultad, sino de verdadero estilo vivo; es decir, de sangre; es decir, de viejísima cultura, de creación en acto.


(...)


Ángel y musa vienen de fuera; el ángel da luces y la musa da formas (Hesíodo aprendió de ellas). Pan de oro o pliegue de túnicas, el poeta recibe normas en su bosquecillo de laureles. En cambio, al duende hay que despertarlo en las últimas habitaciones de la sangre.


(…)


Para buscar al duende no hay mapa ni ejercicio. Solo se sabe que quema la sangre como un tópico de vidrios, que agota, que rechaza toda la dulce geometría aprendida, que rompe los estilos.


(…)


La llegada del duende presupone siempre un cambio radical en todas las formas sobre planos viejos, da sensaciones de frescura totalmente inéditas, con una calidad de rosa recién creada, de milagro, que llega a producir un entusiasmo casi religioso.


(…)


Todas las artes son capaces de duende, pero donde encuentra más campo, como es natural, es en la música, en la danza y en la poesía hablada, ya que estas necesitan un cuerpo vivo que interprete, porque son formas que nacen y mueren de modo perpetuo y alzan sus contornos sobre un presente exacto.


(…)




La virtud mágica del poema consiste en estar siempre enduendado para bautizar con agua oscura a todos los que lo miran, porque con duende es más fácil amar, comprender, y es seguro ser amado, ser comprendido, y esta lucha por la expresión y por la comunicación de la expresión adquiere a veces, en poesía, caracteres mortales.


(…)


El duende opera sobre el cuerpo de la bailarina como el aire sobre la arena. Convierte con mágico poder una muchacha en paralítica de la luna, o llena de rubores adolescentes a un viejo roto que pide limosna por las tiendas de vino, da con una cabellera olor de puerto nocturno, y en todo momento opera sobre los brazos con expresiones que son madres de la danza de todos los tiempos.


Pero imposible repetirse nunca, esto es muy interesante de subrayar. El duende no se repite, como no se repiten las formas del mar en la borrasca.


(…)


El duende... ¿Dónde está el duende? Por el arco vacío entra un aire mental que sopla con insistencia sobre las cabezas de los muertos, en busca de nuevos paisajes y acentos ignorados: un aire con olor de saliva de niño, de hierba machacada y velo de medusa que anuncia el constante bautizo de las cosas recién creadas.


  1. About.com
  2. About en Español
  3. Poesía
  4. Recursos para escribir y publicar poesia
  5. De Teoría y Juego del Duende:

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.