1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://poesia.about.com/od/Concursosparapoetas/a/Soneto.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Soneto

El soneto es probablemente la más reconocible de las formas poéticas. Desde su aparición en el siglo XIII en Sicilia hasta nuestros días, el soneto ha sido la elección de preferencia de innumerables poetas, reconocidos o no, debido a la estricta disciplina formal involucrada en su composición, su capacidad de concisión y la intensidad emocional que esta forma poética permite alcanzar a sus más afortunados practicantes. La estructura métrica del soneto se ha mantenido estable en diferentes lenguas en tanto se componen de dos "cuartetas", o estrofa de cuatro versos, y dos tercetos, o estrofas de tres versos. Una variación de consideración, en tanto se asocia más con un ejercicio o reto a la arquitectura original, es el soneto con estrambote. La palabra, como aclara María Moliner, pasaría como origen de la española "estrambótico" con su significación de 'irregular o raro, y ridículo'.

La creación del soneto se le atribuye al poeta Giacomo da Lentini, de quien muy poco se sabe con certidumbre, excepto de que habitaba en Sicilia y de que se ganaba la vida como notario en la corte del Sacro Emperador Germánico Federico II. Da Lentini adaptó al dialecto siciliano la poesía provenzal, que lidiaba fundamentalmente con el tema del amor cortés, y creó una nueva estructura para significar los mismos intereses temáticos de sus antecesores del dialecto del occitano. Como nota curiosa, pertinente en la consideración de la pervivencia y reaparición en nuestros tiempos de prácticas poéticas ancestrales, valga mencionar que da Lentini produjo muchos de sus sonetos en tenzone o soneto dialogado, una forma colaborativa de escritura en la cual un poeta escribía un soneto y el otro le respondía, con otro soneto.

En lengua española el primer exponente de la forma poética es el Marqués de Santillana, nombre con el que la posteridad reconocería al poeta y militar pre-renacentista Iñigo López de Mendoza. Sus 42 sonetos fechos al itálico modo fueron la carta de presentación de los sonetos a los lectores castellanos del siglo XV. Desde entonces esta forma pasaría a ser parte del repertorio de arquitecturas poéticas rimadas del español o castellano, junto con los narrativos romances y las más populares coplas y décimas. Con ligeras variaciones, el soneto se preservó como un sucesión de versos endecasílabos, o de once sílabas , agrupados en dos cuartetas de rima consonante ABBA, ABBA y dos tercetos con un grupo fijo de variaciones que pueden resumirse en CDE:CDE, CDE:DCE, o CDC:DCD.

A partir del siglo XVI el género se asume como forma de la alta poesía y numerosos representantes de la tradición literaria hispánica lo adoptan como medio de expresión. Entre sus más conocidos practicantes están Garcilaso de la Vega, quien fija la forma en la lengua y, más tarde Félix Lope de Vega, Luis de Góngora, Francisco de Quevedo, Pedro Calderón de la Barca, Sor Juana Inés de la Cruz y Miguel de Cervantes, quien lo practicó frecuentemente con el añadido "estrambote" para acentuar la comicidad de su intención satírica.

Desde que en la segunda mitad del siglo XVII Sor Juana lo elevara como queja lírica a la incomprensión social de la que era víctima con poemas como En perseguirme, Mundo, ¿qué interesas? , el soneto pierde circulación o preferencia hasta que, anegados en la renovación formal, los modernistas lo reclaman a finales del siglo XIX. Los representantes de este movimiento poético, además de rescatar el soneto en su ordenamiento clásico, introducen variaciones formales como una ordenación diferente a la manera del parnasianismo francés, o como los versos de catorce sílabas o alejandrinos. El poema "Caupolicán", de Rubén Darío, tal vez sea la más célebre de las composiciones que adoptan esta métrica.

Lope de Vega, a quien se le atribuyen más de tres mil sonetos, compuso incluso uno que es, más que un arte poética, una preceptiva irónica de la forma poética en sí:

Un soneto me manda hacer Violante,
en mi vida me he visto en tal aprieto;
catorce versos dicen que es soneto:
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante
y estoy a la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando
y aún parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aún sospecho
que voy los trece versos acabando:
contad si son catorce, y está hecho.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.